Llámanos Hoy: Celular: (809) 729-5337 | Oficina: (829) 435-2661

¿Qué clase de vivienda necesito?

Para hacer tu búsqueda un poco más fácil, haz una lista para mantener un registro de las propiedades que visites, o también contacta un Agente de Bienes Raíces o Promotores reconocidos para que te ayuden en las facilidades que buscas.

  • ¿Cuál entre hoy y mañana es la ubicación o sector de preferencia?
  • ¿Qué tipo de escuelas, clínicas cercanas hay en el área?
  • ¿Cuántos dormitorios necesitas?
  • ¿Cuántos metros cuadrados de construcción?
  • ¿A qué nivel de construcción está la vivienda?

Al revisar las características específicas de cada vivienda que visites, encontrarás más fácil comparar tus opciones cuando sea hora de tomar su decisión definitiva.

Otras consideraciones importantes.

  • Pide una guía o manual al vendedor donde se definan los derechos y obligaciones en caso de que existan fallas. El solicitar este documento muestra a un comprador exigente e informado. Sin embargo, por ley no es obligación que las inmobiliarias entreguen este manual, aunque lo habitual es que lo hagan.
  • Precio vs. Calidad: Ir con una visión crítica de lo que se está comprando y tener en cuenta que el precio del inmueble no debe influir en su calidad. Hay factores que determinan el costo, como el sector, tamaño, entre otros, pero por ningún motivo el valor irá en relación con la calidad de la construcción.
  • Inspección visual: Revisar fallas que pueden advertirse a simple vista, como las terminaciones y funcionalidad en ventanas, puertas, muebles, sanitarios, etc. Observar la calidad de las pinturas, que los pisos no estén rayados y verificar el correcto funcionamiento de la grifería.
  • Cerámicas: Se recomienda mediante la aplicación de pequeños golpes, revisar que las cerámicas no estén “sopladas”. Esto significa que al golpear el material, no debe sonar hueco. Si fuera así, existirían problemas de pegado que podrían afectar la pieza.
  • Muebles: Revisar si los muebles de cocina pueden almacenar la cantidad de vajilla que requiera el comprador.
  • Espacios: Calcular las medidas de los espacios donde se ubicarán artefactos indispensables, como refrigeradores, lavadoras, cocina, etc., considerando el espacio que ocupan los enchufes.
  • Desniveles: Para cerciorarte que no existan inclinaciones inadecuadas en el suelo o en los muebles, se puede usar un huevo, poniéndolo en la superficie para ver si existe un desnivel.
  • Compra en Planos: Es de suma importancia estar conscientes que la compra en planos puede significar que la vivienda que se comprará podría tener diferencias con el proyecto original. No olvides pedir que se te informen estos cambios.
  • Certificaciones: Consultar con la constructora si cuentan con algún tipo de certificación de las viviendas. Estudiar en qué consiste cada una, ya que algunas pueden avalar el material usado, pero no la instalación (por ejemplo: el caso de certificaciones de productos, como: acero, hormigones, revestimientos, etc.)
  • Certificados: Exigir los certificados que avalen que las instalaciones de servicios (electricidad, agua y gas) estuvieron acorde al proyecto. Si la vivienda cuenta con la recepción municipal, significa que está en condiciones para ser vendida, es decir, cumple con lo exigido por la Ley. Sin embargo, la Ley no exige una certificación de la calidad que garantice en un 100% la vivienda. Todas las certificaciones anexas que pueda tener la vivienda, son un buen antecedente.
  • Garantías: Indague el periodo de tiempo que la constructora estará dando soporte al proyecto después de terminado.
Share This
About The Author